Yoga para niños

¡Hola!

Mi objetivo con esta página es compartir con otros padres todo lo que he aprendido buscando los mejores recursos de yoga para niños.

El yoga me ha ayudado tanto a superar mis miedos y a convertirme en una persona estable emocionalmente, que quise que mis hijos también pudieran beneficiarse de él. Sin duda ha sido la mejor decisión que jamás he tomado sobre su educación, y en esta página comparto las razones.
Inicio, Yoga para Niños
Natalia Altiar
Quería agradecer a mis hijas Martina y Alejandra su amor y todo lo que me enseñan cada día, y a mi amiga del alma, Ana el tiempo y el cariño que ha puesto para hacer posible esta web♥♥
CARTA A

Una gran profesora

A Romina, profesora de yoga para niños en Kavaalya.

Querida Romina: no puedo dejar pasar la ocasión de escribir esta pequeña carta para darte las gracias.

Gracias por tu paciencia, tu dedicación, tus ganas, tu ánimo y tu ilusión. Gracias por tu sonrisa recibiendo a los niños en cada clase, por tu alegría y por enseñarles a conocerse mejor y a controlar sus emociones.

Inicio, Yoga para Niños
Mi experiencia

¿Cómo funciona el yoga?

En un libro leí que “el yoga es camino para controlar la mente a través del cuerpo” y tengo que decir que es exactamente así.

Según los antiguos yoguis, el yoga alinea las energías de la mente y del cuerpo, para reducir el pensamiento descontrolado y lograr así paz interior.

Beneficios del Yoga para Niños

01.

Reduce el estrés

Los niños también experimentan estrés en sus vidas, y las posturas de yoga junto con técnicas de respiración y meditación les ayudan a serenar la mente y a reducir los niveles de ansiedad.

Un poco de estrés es positivo y necesario, pero cuando no se gestiona bien se convierte en un problema de ansiedad, lo que es, desgraciadamente, cada vez más frecuente en niños.

02.

Favorece la concentración

Una de mis hijas, sin llegar a tener hiperactividad, era muy inquieta y resultaba muy difícil hacer que se sentase a estudiar o hacer los deberes.

La práctica del yoga ayudó a hacer que canalizara mejor esas energías, mejorando su rendimiento escolar. Este es un factor clave en un mundo cada vez más digital donde prevalecen las distracciones. La capacidad de concentración es decisiva en el proceso de aprendizaje.

03.

Mejora la coordinación y la flexibilidad

El sentido del equilibrio dinámico que proporciona el yoga para niños ayuda a desarrollar notablemente las habilidades físicas, también en aquellos con problemas motores.

Además, el incremento de la fuerza y el mantenimiento de su flexibilidad natural, favorece su desarrollo físico, mejora las posturas, aumenta el rango de movimientos y reduce el riesgo de lesiones y caídas.

04.

Desarrolla el autocontrol y la confianza

La serenidad interior hace que los niños ganen en control emocional, lo que fomenta la autoestima y las acciones conscientes en lugar de las típicas reacciones producidas por miedos, frustración, ira, celos, etc.

Esta armonía favorece su funcionamiento social en todos los ámbitos, estableciendo relaciones sólidas y sanas.

Recomendaciones en la práctica del yoga para niños

Convencer

Hay que convencerles. Como en los adultos la imposición genera resistencia.

Relajación

Los niños deben sentirse cómodos y relajados.


Ropa

Deben usar ropas confortables y no vestir calcetines para que no se resbalen.

Lugar

La zona de práctica debe estar limpia y tranquila para evitar distracciones.

Alfombrillas

Utilizar preferiblemente alfombrillas naturales. Las de corcho son una buena opción.

Horario

Practicar por la mañana o cuando llegan del colegio.


Sesiones

De una a dos sesiones a la semana es suficiente. Hasta 3 si son mayores.

Comidas

No comer, al menos, durante las dos horas previas a la práctica.

Posturas

de yoga para niños

Cuando los niños comienzan a practicar yoga es importante conseguir que no pierdan la motivación a mitad de sesión, para ello hay que comenzar con posturas sencillas que requieran poco esfuerzo y que sean divertidas.

Recursos seleccionados

Inicio, Yoga para Niños

Libros

Inicio, Yoga para Niños

Cuentos

Inicio, Yoga para Niños

Juegos

Inicio, Yoga para Niños

Musica

Blog

Yoga para Niños

El yoga para niños puede ayudar a contrarrestar el estrés que experimentan los pequeños que viven en un mundo acelerado. Conozca los beneficios de enseñar yoga a los niños.

Nuestros hijos viven en un mundo apresurado de padres ocupados, presiones escolares, redes sociales, videojuegos, centros comerciales, modas, actividades competitivas. Normalmente no pensamos que estas influencias sean estresantes para nuestros hijos, pero a menudo lo son. 

El ritmo acelerado de la vida de nuestros hijos puede tener un efecto negativo en su alegría innata y el yoga puede ayudar a contrarrestar estas presiones. Cuando los niños aprenden técnicas para la salud personal, la relajación y la realización interior, pueden afrontar los retos de la vida con un poco más de facilidad. 

Practicar yoga a una edad temprana fomenta la autoestima y el conocimiento del cuerpo con una actividad física que no es competitiva. Fomentar la cooperación y la compasión, en lugar de la oposición, es un gran regalo para nuestros hijos.

Los niños obtienen enormes beneficios del yoga. Físicamente, mejora su flexibilidad, fuerza, coordinación y conciencia corporal. Además, mejora su concentración y su sensación de calma y relajación. Haciendo yoga, los niños se ejercitan, juegan, conectan más profundamente con el ser interior y desarrollan una relación íntima con el mundo natural que les rodea. El yoga hace aflorar esa maravillosa luz interior que tienen todos los niños.

Cuando los niños imitan los movimientos y sonidos de la naturaleza, tienen la oportunidad de meterse en otro ser e imaginar que asumen sus cualidades. Cuando adoptan la postura del león (Simhasana), por ejemplo, experimentan no sólo el poder y el comportamiento del león, sino también su propio sentido del poder: cuándo ser agresivo, cuándo retirarse. Los movimientos físicos introducen a los niños en el verdadero significado del yoga: la unión, la expresión y el honor de uno mismo y de su parte en la delicada red de la vida.

Si te gustan los niños y estás planeando enseñar yoga a niños, hay algunas cosas generales a saber que mejorarán tu experiencia. El mayor reto con los niños es mantener su atención el tiempo suficiente para enseñarles los beneficios del yoga: quietud, equilibrio, flexibilidad, concentración, paz, gracia, conexión, salud y bienestar. 

Por suerte, a la mayoría de los niños les encanta hablar y moverse, y ambas cosas pueden ocurrir en el yoga. Los niños no dudarán en asumir el papel de animales, árboles, flores y guerreros. Tu papel es dar un paso atrás y permitirles ladrar en la postura del perro, silbar en la cobra y maullar en el estiramiento del gato. También pueden recitar el abecedario o el 123 mientras mantienen las posturas. 

El sonido es una gran liberación para los niños y añade una dimensión auditiva a la experiencia física del yoga.

Los niños necesitan descubrir el mundo por sí mismos. Decirles que piensen más, que lo hagan mejor o que sean de una manera determinada porque es buena para ellos no es lo mejor. En su lugar, proporciona un entorno cariñoso, receptivo y creativo para que descubran sus propias verdades. Mientras realizan las distintas asanas de animales y de la naturaleza, haz que su mente profundice en su conciencia, así los niños empezaran a comprender que todos estamos hechos de la misma “materia”. Sólo que tenemos formas diferentes. 

Piensa en ti mismo como un facilitador más que como un profesor. Guía a tus hijos y, al mismo tiempo, abre tu corazón y déjate guiar por ellos. Sin duda, te invitarán a un mundo ilimitado de asombro y exploración. Si decides unirte a ellos, el proceso de enseñanza/aprendizaje será continuamente recíproco y proporcionará una oportunidad para que todos crean, se expresen y crezcan juntos.