Respiración yoguica completa

Respiración yoguica completa, Yoga para Niños

pasos de la respiración yóguica

Actualizado el 16 de noviembre de 2018.Respirar es algo que hacemos a diario. El cuerpo, en estado de vida, respira involuntariamente tanto si estamos despiertos como si dormimos o hacemos ejercicio activamente. Respirar es vivir. Es una función vital de la vida. En el yoga, nos referimos a esto como pranayama. Prana es una palabra sánscrita que significa fuerza vital y ayama significa extender o estirar. Así, la palabra “pranayama” se traduce en el control de la fuerza vital. También se conoce como la extensión de la respiración. Todas las células de nuestro cuerpo necesitan oxígeno para funcionar correctamente. Por eso no es de extrañar que las investigaciones demuestren que la práctica regular de la respiración controlada puede reducir los efectos del estrés en el cuerpo y aumentar la salud física y mental en general. Hay una variedad de técnicas de respiración que se sabe que reducen el estrés, ayudan a la digestión, mejoran el sueño y te refrescan. A continuación, le ofrecemos instrucciones sobre cuatro ejercicios de pranayama que merece la pena practicar y los momentos más beneficiosos para hacerlo.

pranayama

La Respiración Yóguica Completa es un pranayama (ejercicio de respiración) profundamente equilibrante que beneficia a vata, pitta y kapha. A veces se le conoce como respiración en tres partes porque trabaja con tres secciones diferentes del torso y compromete naturalmente los tres lóbulos de los pulmones. La Respiración Yóguica Completa revitaliza todo el cuerpo con prana (fuerza vital esencial). En particular, beneficia a los órganos vitales, que pueden quedar fácilmente estancados, constreñidos o cargados de tensión emocional y física cuando experimentamos estrés. La Respiración Yóguica Completa alivia el estrés, refresca la mente y activa el sistema nervioso parasimpático, fomentando un estado general más tranquilo y equilibrado. También ayuda a corregir los patrones de respiración poco saludables. Este pranayama puede realizarse en cualquier momento, pero es especialmente beneficioso cuando se practica intensamente durante cinco o quince minutos cada día, preferiblemente con el estómago vacío. Las primeras horas de la mañana son el momento ideal para practicar la Respiración Yóguica Completa.

La Respiración Yóguica Completa comienza con una inhalación profunda y fluida que llena tres secciones del torso de forma independiente, pero continua. En primer lugar, respiramos en la parte inferior del abdomen. Luego, respiramos en la sección media del torso, expandiendo el diafragma y las costillas a medida que la inhalación continúa. Y, por último, llevamos la respiración hacia la parte superior del pecho y los hombros cuando la inhalación llega a su fin. A esta inhalación lenta y decidida le sigue una exhalación larga, lenta y suave, expulsando el aliento de estas mismas tres secciones del torso en orden inverso, liberando la parte superior del pecho, luego el diafragma y las costillas, y finalmente la parte inferior del abdomen. Una ronda de Respiración Yóguica Completa incluye una inhalación y una exhalación completas.

pranayama

Además de sostener la vida, la mente, el cuerpo y la respiración están tan íntimamente conectados que se influyen mutuamente. La forma en que respiramos está influenciada por nuestro estado de ánimo y, a su vez, nuestros pensamientos y nuestra fisiología pueden verse influidos por nuestra respiración. Las prácticas de respiración profunda preconizadas en la formación avanzada de yoga pueden tener un impacto positivo en nuestra fisiología, tanto del cuerpo como de la mente.

Durante miles de años, el yoga y el ayurveda han empleado técnicas de respiración (pranayama) para mantener, equilibrar y restaurar la salud física, mental, emocional y espiritual. Se obtienen varios beneficios fisiológicos, logrados a través del control de la respiración.

El ejercicio respiratorio más sencillo para calmar tanto el sistema nervioso como la mente sobrecargada es una forma de respirar temporizada en la que la exhalación es más larga que la inhalación. Esto reduce el tono del sistema nervioso simpático (respuesta de lucha o huida) mientras activa el sistema nervioso parasimpático (respuesta de descanso, relajación y digestión). Respirar de esta manera durante al menos cinco minutos provocará una diferencia en tu estado de ánimo general. Cualquiera puede hacer este ejercicio sin tener que consultar a un profesor.

respiración yóguica pdf

“Pranayama es el control de la Respiración”. “Prana” es el Aliento o la energía vital en el cuerpo. En los niveles sutiles prana representa la energía pránica responsable de la vida o fuerza vital, y “ayama” significa control. Así que Pranayama es “Control de la Respiración”.

Uno puede controlar los ritmos de la energía pránica con el pranayama y lograr un cuerpo y una mente sanos. Patanjali en su texto de Yoga Sutras menciona el pranayama como medio para alcanzar estados superiores de conciencia, menciona la contención de la respiración como práctica importante para alcanzar el Samadhi. El Hatha Yoga también habla de 8 tipos de pranayama que harán que el cuerpo y la mente estén sanos.

Cinco tipos de prana son responsables de varias actividades pránicas en el cuerpo, son Prana, Apana, Vyan, Udana y Samana. De estos, Prana y Apana son los más importantes. Prana fluye hacia arriba y Apana fluye hacia abajo. La práctica del Pranayama logra el equilibrio en las actividades de estos pranas, lo que resulta en un cuerpo y una mente saludables.

Los dos primeros dedos de la palma de la mano derecha deben estar curvados y los dos últimos deben mantenerse rectos y juntos. Ahora endereza el pulgar y doblando la mano derecha en el codo, coloca los dedos curvados de tal manera que se acerquen a los labios. Mantenga la mano desde el hombro hasta el codo pegada al pecho. Mantenga el pulgar de la mano derecha en el lado derecho de la nariz y los dos últimos dedos en el lado izquierdo de la nariz. Ahora presionando el pulgar se puede cerrar la cavidad nasal del lado derecho y presionando los dos últimos dedos se puede cerrar la cavidad del lado izquierdo. La presión debe ser ligera y sobre justo debajo del hueso nasal, donde comienza la parte carnosa. Con esta disposición de los dedos, se puede cerrar cualquiera de las dos fosas nasales. Aquí sólo se espera el movimiento del pulgar y de los dos últimos dedos.