Postura a 4 patas

Postura a 4 patas, Yoga para Niños

Wikipedia

El cuadrupedalismo es una forma de locomoción terrestre en la que un animal tetrápodo utiliza las cuatro extremidades (patas) para soportar el peso, caminar y correr. Un animal o máquina que suele mantener una postura cuadrúpeda y se mueve utilizando las cuatro extremidades se dice que es cuadrúpedo (del latín quattuor para “cuatro”, y pes, pedis para “pie”). La mayoría de los cuadrúpedos son vertebrados terrestres, como los mamíferos y los reptiles, aunque algunos son en gran medida acuáticos, como las tortugas, los anfibios y los pinnípedos.

Aunque las palabras “cuadrúpedo” y “tetrápodo” derivan de términos que significan “cuadrúpedo”, tienen significados distintos. Un tetrápodo es cualquier miembro de la unidad taxonómica Tetrapoda (que se define por la descendencia de un ancestro específico de cuatro extremidades), mientras que un cuadrúpedo utiliza realmente cuatro extremidades para la locomoción. No todos los tetrápodos son cuadrúpedos y no todos los cuadrúpedos son tetrápodos (en este sentido se incluyen los objetos artificiales; todos los organismos cuadrúpedos son tetrápodos).

La distinción entre cuadrúpedos y tetrápodos es importante en biología evolutiva, sobre todo en el contexto de los tetrápodos cuyas extremidades se han adaptado a otras funciones (por ejemplo, las manos en el caso de los humanos, las alas en el caso de las aves y las aletas en el caso de las ballenas). Todos estos animales son tetrápodos, pero ninguno es cuadrúpedo. Incluso las serpientes, cuyas extremidades se han vuelto vestigiales o se han perdido por completo, son sin embargo tetrápodos.

Animales cuadrúpedos

Los primeros pasos que nuestros primeros ancestros humanos dieron sobre dos piernas podrían ser los más grandes de la historia, tanto para el hombre como para la humanidad. ¿Por qué el cambio de los cuatro pies a sólo dos extremidades? La respuesta, según un nuevo estudio publicado hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences USA: para ahorrar algunas calorías.

  Posturas de yoga y beneficios

El antropólogo Herman Pontzer y sus colegas de la Universidad de Washington en San Luis compararon la energía que gastan los chimpancés cuando caminan a cuatro o dos patas con la que emplean los humanos cuando caminan erguidos. Sus conclusiones: las personas utilizan la friolera de un 75% menos de oxígeno, una medida directa del uso de energía, que los chimpancés al deambular sobre dos o cuatro patas.

El estudio es la mejor prueba de que el ahorro de energía es el motor del bipedismo en nuestros antepasados simios. Demuestra que el ahorro se produce en la postura erguida de los homínidos, como resultado del alargamiento de los huesos de las piernas y la inclinación de la pelvis hacia fuera.

“Desde que comprendemos cómo la anatomía determina el coste energético, podemos preguntarnos qué es lo que la evolución podría hacer para que el bipedismo fuera más barato”, dice Pontzer, que utilizó vídeos de alta velocidad y mediciones biomecánicas para demostrar que los chimpancés que se desplazan a dos patas utilizan los grandes músculos de las caderas, lo que les hace gastar más energía que los humanos, que limitan la mayor parte de su movimiento de pisada a los pequeños músculos de los tobillos. Además, los humanos dan zancadas largas en comparación con los pasos rápidos y cortos de los chimpancés, que consumen mucha energía.

Cuadrupedalismo

El tamaño del cuerpo en relación con el tamaño del sustrato o los huecos en el dosel vincula la ecología con la locomoción de los primates. Los primates pequeños ven más huecos en el dosel que los grandes. Las ramas pequeñas son relativamente diminutas en comparación con los primates grandes y, obviamente, no son capaces de soportar grandes pesos. Por el contrario, los troncos de los árboles son sustratos anchos que los primates más pequeños no pueden agarrar con eficacia (Cartmill, 1974). En este caso, el tamaño del cuerpo y la selección de los soportes corporales están correlacionados y las especies que eligen ser excepciones desarrollan adaptaciones para estos hábitats específicos (por ejemplo, las uñas en forma de garra de los calitrícidos que se aferran a los troncos). En cuanto al uso general de los árboles, independientemente del tamaño de los primates, éstos suelen dividir las regiones superior, media e inferior de los árboles entre las especies para minimizar la competencia alimentaria con otros primates simpátricos (Charles-Dominique, 1977).

  50 ejercicios para aprender a meditar

El agarre es la adaptación distintiva entre las extremidades de los primates (LeGros Clark, 1959; Cartmill, 1974, 1985; Szalay y Dagosto, 1988; Lewis, 1989). La capacidad de agarrarse a pequeñas superficies curvas (es decir, a pequeñas ramas) ha permitido a los primates explorar el dosel arbóreo con gran detalle. Los primates tienen uñas en lugar de garras, varios músculos intrínsecos y extrínsecos de gran tamaño dedicados a la flexión digital y al agarre, y superficies articulares móviles que permiten rotaciones de manos y pies. También tienen un primer dígito oponible y dedos anchos con palmas o plantas anchas. Esta mayor superficie de contacto con los sustratos arbóreos añade estabilidad durante la locomoción arbórea (Cartmill, 1979). Todos ellos son componentes clave en el agarre.

Burro

El cuadrupedalismo es una forma de locomoción terrestre en la que un animal tetrápodo utiliza las cuatro extremidades (patas) para soportar el peso, caminar y correr. Un animal o máquina que suele mantener una postura cuadrúpeda y se mueve utilizando las cuatro extremidades se dice que es cuadrúpedo (del latín quattuor para “cuatro”, y pes, pedis para “pie”). La mayoría de los cuadrúpedos son vertebrados terrestres, como los mamíferos y los reptiles, aunque algunos son en gran medida acuáticos, como las tortugas, los anfibios y los pinnípedos.

  Ashtanga yoga series

Aunque las palabras “cuadrúpedo” y “tetrápodo” derivan de términos que significan “cuadrúpedo”, tienen significados distintos. Un tetrápodo es cualquier miembro de la unidad taxonómica Tetrapoda (que se define por la descendencia de un ancestro específico de cuatro extremidades), mientras que un cuadrúpedo utiliza realmente cuatro extremidades para la locomoción. No todos los tetrápodos son cuadrúpedos y no todos los cuadrúpedos son tetrápodos (en este sentido se incluyen los objetos artificiales; todos los organismos cuadrúpedos son tetrápodos).

La distinción entre cuadrúpedos y tetrápodos es importante en biología evolutiva, sobre todo en el contexto de los tetrápodos cuyas extremidades se han adaptado a otras funciones (por ejemplo, las manos en el caso de los humanos, las alas en el caso de las aves y las aletas en el caso de las ballenas). Todos estos animales son tetrápodos, pero ninguno es cuadrúpedo. Incluso las serpientes, cuyas extremidades se han vuelto vestigiales o se han perdido por completo, son sin embargo tetrápodos.